Destacamos, Espacio

Thales Alenia Space entrega el instrumento METIS y el escudo térmico para Solar Orbiter

 

La joint venture entre Thales y Leonardo, ha anunciado hoy la consecución de dos objetivos para la misión Solar Orbiter, destinada a investigar el Sol y la heliosfera. La compañía ha completado la construcción del escudo térmico de parte de Airbus Defence & Space para la nave espacial Solar Orbiter de la Agencia Espacial Europea, y ha entregado a la Agencia Espacial Italiana (ASI) el instrumento científico METIS (Telescopio Multi-Elemento para Imágenes y Espectroscopia).

Con un lanzamiento programado en 2019, Solar Orbiter desarrollará un estudio en profundidad de los principales fenómenos asociados con el Sol y la corona solar. Enviada a una órbita altamente elíptica alrededor del Sol, esta nave avanzada podrá observar el Sol más de cerca que nunca, a una distancia menor de la que existe entre el Sol y Mercurio.

Solar Orbiter transportará diez instrumentos científicos, incluyendo METIS, propuesto por un consorcio científico internacional liderado por Italia, financiado por ASI y fabricado por Thales Alenia Space Italia junto con OHB Italia. Este instrumento innovador producirá las primeras imágenes en alta resolución de la corona solar en luz visible polarizada y ultravioleta. Los datos recogidos por METIS permitirán a los científicos caracterizar completamente los dos componentes de plasma más importantes de la corona y el viento solar (electrones y protones) y responder a preguntas fundamentales sobre los orígenes del viento rápido y lento, las fuentes de las partículas energéticas solares y la erupción y los primeros cambios en las eyecciones de masa coronal.

El escudo térmico se ha enviado a las instalaciones de IABG en Alemania para las pruebas finales de aceptación termo-mecánicas. El escudo térmico era un desafío tecnológico de grandes proporciones porque tendrá que proteger al satélite de la intensa radiación solar presente al situarse tan cerca del astro. El escudo está dimensionado para mantener a toda la nave permanentemente en sombra, irradiando el calor acumulado al espacio profundo. La capa más externa está hecha de titanio y puede soportar temperaturas de hasta 600ºC.