Espacio

11 entidades europeas se embarcan en un proyecto de gestión forestal sostenible

Los bosques son los pulmones de nuestro planeta, pero no solo desempeñan un papel clave a nivel medioambiental, su repercusión social y económica tiene cada vez mayor peso. Los beneficios directos que se extraen de ellos son tan significativos como los indirectos, por ello, conservarlos y, sobre todo, hacer un uso responsable de ellos es una necesidad de primer orden a nivel mundial.

En Europa, en torno a un 40% corresponde a superficie forestal y desde hace dos décadas se lleva trabajando en mecanismos, a través de iniciativas, acuerdos y políticas, en pro de un equilibrio de los ecosistemas forestales.

Un marco político es imprescindible, pero más importante es aun llevar iniciativas a la práctica. El 21 de noviembre de 2017 es una fecha clave que marca un hito en el camino hacia un desarrollo más sostenible y eficiente en materia forestal. En esta jornada de noviembre, se produjo el lanzamiento oficial de uno de los proyectos más ambicioso del panorama europeo, MySustainableForest.

Se trata de una iniciativa de innovación cuyo propósito es integrar la tecnología y herramientas de Observación Terrestre en la gestión forestal, con el objetivo de fomentar un uso más sostenible.

Uno de los focos centrales de este plan es el programa de observación y monitorización terrestre Copernicus. Los primeros satélites Sentinels de la constelación que conforman este programa, llevan dando servicio desde el 2014 salvaguardando los ecosistemas y la seguridad de la ciudadanía, anticipando posibles desastres naturales o catástrofes provocadas por la mano del hombre. Las previsiones de Copernicus, el programa liderado por la Comisión Europea en colaboración con la Agencia Espacial europea (ESA), son completar la constelación aprovechando el 100% de sus capacidades en 2020.

Evaluación de biomasa, elaboración de mapas de calidad de la madera, desarrollo de una estrategia frente al cambio climático y detección de vulnerabilidades son, entre otras, las aplicaciones que se desarrollaran durante la evolución de este proyecto de investigación, que se ha diseñado a largo plazo, con una duración de 36 meses.

Los actores de este proyecto son 11 entidades, que trabajarán en un consorcio liderado por GMV. La multinacional tecnológica colaborará durante estos tres años, junto a su filial en Reino Unido, con la compañía portuguesa de navegación RAIZ (Instituto de Investigaçao da Floresta e Papel), el Instituto de investigación Forestal croata CFRI (Hrvatski Sumarski Institut), la Universidad Forestal Empresarial de Mendel de la República Checa UFE (Mendelova Univerzita V Brne), la Asociación forestal de Navarra FORESNA, la Asociación de Propietarios de Bosques de Lituania FOAL (Lietuvos Misko Savininku Asociacija), El Centro Nacional francés de Propietarios Forestales CNPF (Centre National de la Propriete Forestiere), la empresa española Madera Plus (MADERA+), la también española Föra y el Instituto Europeo Forestal EFI (European Forest Institute).

Esta iniciativa responde al programa Horizonte 2020, el Programa Marco de Investigación e Innovación de la Unión Europea que financia proyectos de i+D en diferentes áreas de desempeño.