Espacio

Los satélites gemelos GRACE-FO han iniciado su viaje a la Base de la Fuerza Aérea de Vandenberg

Los satélites gemelos GRACE-FO han iniciado su viaje a la Base de la Fuerza Aérea de Vandenberg, en California. Los satélites de investigación gravitacional construidos y desarrollados por Airbus en Friedrichshafen (Alemania), junto con los equipos de prueba, suman unas 45 toneladas de peso. Todo ello ha sido cargado de noche a bordo de un avión de transporte en el aeropuerto de Múnich con dirección a Estados Unidos. GRACE-FO es un proyecto conjunto del Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA (JPL, por sus siglas en inglés) con sede en Pasadena, California, y el Centro Alemán de Investigación de Geociencia (GFZ, por sus siglas en alemán) con sede en Potsdam.

Está previsto que los dos satélites de investigación GRACE-FO se lancen en la primavera de 2018. Se situarán en una órbita polar a unos 500 kilómetros de altura y con una distancia de 220 kilómetros entre sí. La duración programada de la misión es de al menos cinco años. Los satélites medirán constantemente la distancia que les separa con un margen de error de tan solo unas pocas micras usando un sistema de microondas construido por el JPL. Al mismo tiempo, un acelerómetro sensible construido por Onera, en Francia, registrará los efectos no debidos a la gravedad, como el frenado atmosférico y la radiación solar. Los datos se utilizarán para crear mapas mensuales de los cambios en el campo gravitatorio de la Tierra, lo que contribuirá a realizar un seguimiento del movimiento de las masas de agua líquida, del hielo y de la tierra sólida. GRACE-FO continúa con este registro esencial del clima establecido por la misión predecesora, GRACE, un proyecto conjunto entre los Estados Unidos y Alemania. GRACE finalizó sus operaciones científicas en el mes de octubre después de más de 15 años de operaciones.

Los satélites GRACE-FO también llevarán a bordo un nuevo instrumento láser de localización entre satélites desarrollado por una empresa conjunta germanoestadounidense, que se probará para utilizarlo en futuras generaciones de satélites de investigación gravitacional. Además, cada uno de los satélites registrará diariamente hasta 200 perfiles de la distribución de temperaturas y del contenido de vapor de agua en la atmósfera y la ionosfera para facilitar la predicción meteorológica.

Un equipo de quince ingenieros y técnicos espaciales de Airbus está en estos momentos en California esperando la llegada de los satélites. El plan es montar todos los sistemas de prueba sobre el terreno y se comprobar los ingenios espaciales GRACE-FO antes de las Navidades a fin de dejarlos listos para la campaña de lanzamiento de 2018.