Aviación Comercial, Destacamos, Industria

Bombardier vende también el programa Q400

Los ajustes en Bombardier no acabaron con el CSeries. Ahora ha anunciado que vende el programa del turboprop regional Dash8/Q400 a Longview Aviation Capital, empresa madre de la canadiense Viking Air, quien previamente ya les compró los derechos de los deHavilland Canada.

Alain Bellemare, CEO de Bombardier, declaró que, tras la venta del CSeries, comenzaron a evaluar cómo reorganizar sus programas y “decidimos vender el Q400 a alguien que asegurara mejor que nosotros el futuro de este avión. Longview es el propietario perfecto, los conocemos bien”.

El acuerdo de venta, por 300 millones de dólares, incluye todos los activos y certificados asociados al programa Dash 8, incluido el soporte a los más de 1.000 aviones en servicio o en producción. Bombardier tiene ahora mismo en su libro de pedidos 66 unidades.

Alain Bellemare, afirmó que “Bombardier seguirá participando activamente en el mercado de la aviación regional con los CRJ, para los que estamos explorando diversas opciones estratégicas”.

Longview ha confirmado que seguirá produciendo el Q400 en la fábrica actual, en Downsview, Ontario, hasta por lo menos 2021. Bombardier trasladará la fabricación de aviones ejecutivos a su planta del aeropuerto internacional de Toronto. El CEO de Longview, David Curtis, se declaró “muy contento con la adquisición, pues ahora los deHavilland están reunidos de nuevo bajo una misma  marca”.

Recordemos que Longview es la propietaria de Viking Air, quien en 2006 adquirió todos los activos de deHavilland Canada, desde el DHC-1 Chipmunk hasta el Dash 7. Un año más tarde lanzó una nueva versión del Twin Otter, el Series 400. En 2016 adquirió los activos de los Canadair CL-215 y CL-415. Longview también ha adquirido el nombre deHavilland, de modo que las declaraciones del directivo parecen indicar que en breve se formará un nuevo grupo aeronáutico canadiense revitalizando el mítico nombre.

David Curtis afirmó que “seguiremos como hasta ahora, no habrá interrupciones ni de producción ni de servicio al cliente. Clientes y empleados no notarán la diferencia excepto a mejorar todas las opciones posibles”.

Quizá también te interese...