Aviación militar, Destacamos, Industria

Peli-Hardigg revela la clave de más de 60 años de experiencia en soluciones para el sector aeroespacial

 

Peli-Hardigg es uno de los mayores fabricante de contenedores y cajas logísticas, ATA 300 CAT 1, LRU, AGE y WSTAGE de plástico, reciclables y reutilizables, aprobadas para uso militar y aeroespacial.

Durante más de medio siglo, los ingenieros de Peli-Hardigg han desarrollado soluciones prácticamente indestructibles para satisfacer las necesidades de embalaje y transporte de los sectores aeroespacial y militar, con la mayor selección de cajas duraderas, resistentes y ecológicas, que se pueden reutilizar una y otra vez.

Phil Morrison, director técnico de proyectos de contenedores personalizados de Peli-Hardigg para la región EMEA, explica lo siguiente: «Peli adquirió Hardigg Industries en 2008, y gracias a esta adquisición, ahora puede ofrecer más de 60 años de experiencia en el sector de contenedores personalizados. Disponemos de equipos en Europa, tanto en el Reino Unido como en Francia. Peli ofrece un equipo mundial que ya cuenta con más de 30 ingenieros. Son expertos en el desarrollo de soluciones para la protección y transporte de UAV, motores de aviones, sistemas de comunicación por satélite y armas, independientemente de su tamaño. Nuestros productos han protegido las más delicadas y avanzadas tecnologías bajo condiciones extremas en todos los rincones del planeta para clientes aeroespaciales, militares e industriales. Somos expertos en el éxito de las operaciones de misión crítica».
Peli-Hardigg ofrece a cada cliente los recursos globales optimizados de un líder reconocido en la fabricación personalizada de caja de inyección y rotomoldeadas.

Ingeniería a medida en 4 etapas

Phil Morrison señala que: «Un proyecto de Peli-Hardigg se puede dividir en 4 fases principales: evaluación, diseño, pruebas y fabricación. Con el software avanzado de ingeniería 3D visualizamos la forma que tendrá el contenedor desde cada lado y cada ángulo antes de su fabricación. También podemos comprobar todas las interfaces críticas, por ejemplo, si el ajuste de los componentes será capaz de resistir los impactos o si las placas están bien colocadas, y cómo se ajustará el contenedor alrededor de ese bastidor». Y añade: «Contamos con un procedimiento de corte y soldadura exclusivo. En Europa, tenemos instalaciones que nos permiten realizar pruebas y ensayos, mientras que nuestro laboratorio de pruebas de categoría militar se encuentra en los Estados Unidos. Nuestros clientes se decantan por nosotros porque podemos ofrecer una protección superior para sus activos y una mejor manipulación de materiales para todo tipo de equipos, que pueden ir de pequeños dispositivos electrónicos a un contenedor de grandes dimensiones para transportar la cola de un Typhoon».

Las cajas Pelican-Hardigg son ligeras, estancas, resistentes al calor y a los impactos.