Destacamos, Espacio

La ESA contará con el mayor presupuesto de su historia

 

El Consejo de la ESA a nivel ministerial, Space19+, concluyó la semana pasada en Sevilla con la adopción del plan más ambicioso hasta la fecha para el futuro de la Agencia y todo el sector espacial europeo. La capital andaluza reunió a ministros responsables de las actividades espaciales en Europa, junto con Canadá y observadores de la UE.

A los Estados miembros se les pidió que aprobaran un amplio conjunto de programas para garantizar el acceso y uso independientes de Europa del espacio en la década de 2020, impulsar el creciente sector espacial europeo y hacer posibles descubrimientos revolucionarios sobre la Tierra, el Sistema Solar y el Universo, actuando al mismo tiempo con responsabilidad para apoyar los esfuerzos por la seguridad y la protección de nuestro planeta.

Gran impulso al sector espacial

Por primera vez en 25 años se producirá un impulso significativo en la financiación del programa científico de la ESA. Esto permitirá lanzar el primer detector espacial de ondas gravitacionales, LISA, junto a Athena, la misión de los agujeros negros, al tiempo que posibilitará avances fundamentales en nuestra comprensión de la física básica del Universo.

También se ha acordado un refuerzo sustancial y una financiación apropiada para la investigación y el desarrollo, así como para los laboratorios de la ESA, con el fin de sentar las bases de las misiones futuras.

Junto con sus socios mundiales, Europa asumirá su posición central en la exploración espacial e irá más allá de lo que nunca hemos llegado, renovando el compromiso en la Estación Espacial Internacional hasta 2030 y contribuyendo al módulo de transporte y al módulo habitacional de Gateway, la primera estación espacial que orbitará la Luna.

Los astronautas de la ESA reclutados en 2009 seguirán recibiendo asignaciones de vuelo hasta que todos ellos hayan estado en el espacio una segunda vez, y comenzará el proceso de selección de una nueva promoción de exploradores europeos en la órbita baja terrestre y más allá.

Los astronautas europeos volarán por primera vez hasta la Luna. Además, los Estados miembros han confirmado el respaldo europeo a una revolucionaria misión de Retorno de Muestras de Marte en cooperación con la NASA.

Nuevo entorno espacial

La ESA ayudará a que innovadores y gobiernos de los Estados miembros aprovechen los beneficios comerciales de la exploración espacial, promoviendo la competitividad en el nuevo entorno espacial (NewSpace).

Se desarrollarán los primeros sistemas satelitales totalmente flexibles que se integrarán en redes 5G, así como la próxima generación de tecnologías ópticas para una “red en el cielo” similar a la de fibra, que transformará radicalmente el sector de las comunicaciones por satélite.

Además, las comunicaciones satelitales y la navegación se combinarán para dar comienzo a la navegación por satélite de la Luna, mientras que de vuelta en la Tierra las empresas comerciales podrán acceder a financiación para nuevas aplicaciones de tecnologías de navegación a través del programa NAVISP.

Los ministros europeos han garantizado una transición fluida hacia la próxima generación de lanzadores: Ariane 6 y Vega-C, y han dado luz verde a Space Rider, la nueva nave reutilizable de la ESA.

Un espacio responsable

Los Estados miembros se han comprometido a usar el entorno de forma responsable, tanto dentro como fuera de nuestro planeta.

La posición de liderazgo mundial de la ESA en observación de la Tierra se afianzará con la llegada de 11 nuevas misiones que abordarán en particular cuestiones relacionadas con el cambio climático, el Ártico y África.

Otro hito significativo ha sido la adopción de la seguridad espacial como un nuevo pilar básico de las actividades de la ESA.

Esto hará que se desarrollen nuevos proyectos en las áreas de mantenimiento operativo del entorno espacial —mediante la retirada de basura peligrosa y planes de automatización del control del tráfico espacial— y sistemas de alerta temprana y mitigación del daño a la Tierra de amenazas espaciales como asteroides y erupciones solares.

La misión Hera constituye una colaboración con la NASA para probar las capacidades de desviación de asteroides.

También se han confirmado nuevas inversiones en el campo de la ciberresiliencia y el ciberentrenamiento.