Espacio

Airbus comprueba la aptitud operacional del Sentinel-6A

 

Los ingenieros espaciales de Airbus están probando actualmente el satélite Copernicus Sentinel-6A en el Centro de Pruebas Espaciales de Industrieanlagen-Betriebsgesellschaft mbH (IABG) en Ottobrunn, cerca de Múnich, para demostrar que está preparado para su misión en el espacio. Durante la campaña de pruebas, que se desarrollará hasta la primavera de 2020, el equipo de Airbus comprobará que el satélite es capaz de soportar las duras condiciones del despegue y del entorno espacial.

Sentinel-6 de Copernicus es una misión operacional de altimetría de los océanos que proporcionará mediciones continuas de la topografía marina durante la próxima década. Sentinel-6 incorpora un altímetro radar que suministrará puntualmente observaciones muy precisas de la altura de la superficie de los mares. Esta información es esencial para llevar a cabo una monitorización continua de los cambios del nivel del mar, un indicador clave del cambio climático que también es esencial en el campo de la oceanografía operacional.

Sentinel-6 cartografiará hasta el 95 por ciento de los océanos libres de hielo en el planeta cada diez días y proporcionará información vital para la seguridad marítima acerca de las corrientes oceánicas, la velocidad del viento y la altura de las olas. Los resultados permitirán a los gobiernos y a las instituciones establecer programas eficaces de protección para las regiones costeras. Los datos tendrán un valor incalculable no solo para los organismos de ayuda en caso de catástrofes, sino también para las autoridades en materia de planificación urbana, seguridad de los edificios o puesta en servicio de diques.

El nivel global del mar aumenta una media de 3,3 milímetros al año debido al calentamiento global, lo que podría acarrear graves consecuencias para los países que cuentan con zonas costeras densamente pobladas.

La misión

Se han desarrollado dos satélites Sentinel-6 para el Programa Europeo Copernicus destinados al medioambiente y a la seguridad bajo la dirección industrial de Airbus. Aunque Sentinel-6 forma parte de la familia de misiones Copernicus de la Unión Europea, para su ejecución cuenta también con la cooperación internacional de la ESA, la NASA, la NOAA y Eumetsat.

Cada satélite tiene un peso aproximado de 1,5 toneladas. Sentinel-6A será, a partir de noviembre de 2020, el primero de los dos satélites Sentinel-6 que continuará recopilando mediciones por satélite de la superficie de los océanos, una tarea que comenzó en 1992. Está previsto que Sentinel-6B le siga a partir de 2025. Sentinel-6 se basa en el legado de la serie de satélites de topografía oceánica Jason y de las misiones de la ESA CryoSat-2 y Sentinel-2 y también GRACE, fabricados bajo la dirección industrial de Airbus.