Espacio

Atmósfera terrestre: Nuevos resultados de la ISS


El último detector atmosférico de la Estación Espacial Internacional ya está ofreciendo resultados sobre los niveles de ozono, aerosoles y trióxido de nitrógeno en nuestro planeta con ayuda de la ESA. Instalado el año pasado, el sensor de la NASA realiza un seguimiento del Sol y la Luna para estudiar los componentes de nuestra atmósfera.

La ISS tarda tan solo 90 minutos en dar una vuelta a nuestro planeta, por lo que cada día experimenta 16 amaneceres, 16 atardeceres y varias salidas y puestas de la Luna. Al observar el Sol y la Luna a través de la atmósfera, el Experimento sobre Gases y Aerosoles Estratosférico (SAGE) mide la cantidad de ozono, aerosoles y otros gases.
Las lecturas complementan la vigilancia a largo plazo de las misiones Sentinel del programa europeo Copernicus: Sentinel-5P, lanzado el pasado octubre, es el primero de una serie de satélites Sentinel dedicados a la atmósfera.
A medida que la estación orbita el planeta, SAGE apunta en la dirección correcta gracias al instrumento Hexapod de la ESA.

Empleando información de posicionamiento de la estación, el ordenador de Hexapod calcula los movimientos de sus seis patas para seguir al Sol y a la Luna durante los pocos segundos de su salida y su puesta, lo que se repite docenas de veces cada día a lo largo de los años.
SAGE fue instalado en febrero del año pasado y los primeros resultados ya están disponibles. La idea es publicar los resultados una vez al mes, mejorando su calidad a medida que se vayan añadiendo nuevas mediciones.
“La instalación y configuración no podrían haber ido mejor y estamos muy contentos de ver cómo Hexapod funciona a la perfección, ayudando a que SAGE no deje de apuntar en la dirección correcta”, señala Scott Hovland, responsable del proyecto Hexapod de la ESA.

La ESA tiene experiencia en el seguimiento del Sol desde la ISS: al operar durante más de nueve años, su instrumento SOLAR dio lugar a la referencia más precisa sobre la emisión de energía del Sol.
El próximo sensor que la ESA enviará a la estación es el Monitor de Interacciones Atmósfera-Espacio (ASIM), que apuntará a la Tierra para investigar las tormentas eléctricas de gran altitud.
Se acoplará el mes que viene y capturará imágenes de una serie de descargas eléctricas poco comunes, denominadas espectros rojos, chorros azules y elfos. Estos potentes fenómenos pueden llegar por encima de la estratosfera e influir en cómo nuestra atmósfera nos protege de la radiación espacial.

Quizá también te interese...