El asistente cimon
Espacio

CIMON-2 emprende su camino a la ISS

 

La Estación Espacial Internacional (ISS) contará en breve con un nuevo CIMON: hoy 05 de diciembre de 2019 se ha lanzado al espacio CIMON-2 (Crew Interactive MObilecompanioN), el asistente para astronautas desarrollado y construido en Alemania. Dicho asistente también ha sido modificado y equipado con nuevas funciones. Al igual que su predecesor, CIMON-2 tiene como destino el módulo europeo de investigación Columbus. CIMON es un demostrador tecnológico con forma de bola que vuela libremente y que cuenta con inteligencia artificial para la interacción persona-máquina.

Prototipos

CIMON-1, nuestro prototipo, regresó a la Tierra el 27 de agosto de 2019 tras 14 meses en la ISS y ahora ha vuelto a Airbus en Friedrichshafen”, explica Christian Karrasch, director del proyecto CIMON en la Dirección Espacial del DLR en Bonn. La Dirección Espacial encargó el experimento tecnológico a Airbus en Friedrichshafen y Bremen contando con la financiación del Ministerio Federal Alemán de Economía y Energía. La inteligencia artificial (IA) se basa en la tecnología Watson de IBM y los elementos científicos corren a cargo de los doctores de la Universidad Ludwig Maximilian de Múnich. El astronauta alemán de la ESA Alexander Gerst fue el encargado de poner en marcha CIMON-1 en la ISS, convirtiéndose así en el primer elemento de inteligencia artificial del mundo que se utilizaba en la Estación Espacial.

“Con CIMON-2 queremos retomar el éxito conseguido con la demostración de CIMON”, afirma Christian Karrasch. En su estreno, el primer CIMON demostró de manera sobresaliente la funcionalidad de un dispositivo móvil basado en IA en la Estación Espacial. CIMON colaboró durante 90 minutos con Alexander Gerst.

“CIMON-2 permanecerá en la ISS un máximo de tres años dando apoyo a la tripulación”, explica Till Eisenberg, director de proyectos de CIMON en Airbus. “CIMON-2 dispone de unos micrófonos más sensibles y de un sentido de la orientación más desarrollado. Las capacidades de la IA y la estabilidad de las complejas aplicaciones de software también se han mejorado significativamente”, añade. Otro punto importante en la evolución de CIMON es la extensión de su vida útil: “En este período de despliegue estamos pensando en dar otros pasos, como instalar la IA en una nube de la ISS”.

Esto representaría un hito en el desarrollo de un sistema de asistencia totalmente autónomo. Christian Karrasch añade: “Los miembros de la tripulación podrían contar con un servicio de asistencia basado en IA sin precisar una conexión de datos permanente a la Tierra cuando viajen a la Luna o a Marte. En tierra, por ejemplo, podría utilizarse para dar apoyo a las personas que realizan tareas complejas en áreas con infraestructuras frágiles”.

El papel de IBM

IBM es responsable de la implementación de la inteligencia artificial en CIMON. “Cuando CIMON se puso en marcha por primera vez en la ISS, demostró que no solo podía entender el contenido en su contexto, sino también la intención”, explica Matthias Biniok, director de proyectos en IBM para la inteligencia artificial Watson. “CIMON-2 va un paso más allá todavía. Con la ayuda del Tone Analyzer del sistema IBM Watson de IBM Cloud en Frankfurt, ahora el nuevo CIMON puede analizar las emociones de los astronautas y reaccionar ante ellas según requiera la situación. Esta posibilidad puede activarse cuando los astronautas lo deseen o cuando se realicen experimentos sobre el análisis emocional. De esta forma, CIMON-2 puede pasar de actuar como un asistente científico a ser un interlocutor que sienta empatía según se desee”.