Espacio

El telescopio para la misión Euclid toma forma

 

La misión Euclid va tomando forma en las salas limpias de Airbus: los ingenieros están finalizando ahora el montaje del telescopio, el principal instrumento del módulo de carga útil, del que Airbus es responsable en esta misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) liderada por Thales Alenia Space (TAS) como contratista principal. El módulo de carga útil de Euclid aloja el telescopio de mayor tamaño y con el mayor rendimiento óptico jamás diseñado e integrado por Airbus.

Tras montar el armazón (la estructura donde se aloja el espejo secundario) en la placa base, ambos realizados en carburo de silicio, Airbus está completando la fase final de la integración: la alineación óptica. El telescopio se enviará a continuación a Thales Alenia Space donde se someterá a más pruebas y se montará en la plataforma.

El proceso completo de integración de la carga útil requiere una disciplina extrema de área limpia con condiciones de limpieza perfectas, temperaturas estables y una ausencia absoluta de vibraciones. Por ejemplo, durante el montaje mecánico, la precisión de las operaciones se calcula en µm mientras que, para la alineación óptica, la escala de precisión se mide en nm (en un milímetro hay un millón de nm).

Euclid

Euclid obtendrá imágenes en alta resolución del espacio profundo, lo que se consigue apuntando el ingenio espacial a una nueva área una vez cada 80 minutos. Durante seis años de observación se cubrirá más de un tercio de toda la bóveda celeste, Euclid medirá las formas y distancias de más de mil millones de galaxias.

Los elementos principales del módulo de carga útil de Euclid son un telescopio ligero 100% de carburo de silicio (SiC) con una estabilidad térmica excelente que opera a 130 K (140°C), por lo que es invisible a longitudes de ondas infrarrojas cercanas. Además, un espejo de 1,2 metros de diámetro permite la observación limitada por difracción de galaxias tan tenues como las de magnitud 24,5, y un telescopio Korsch de tres espejos proporciona luz a sus dos instrumentos científicos: el sensor visible (VIS) y el espectrofotómetro de infrarrojo cercano (NISP).

Los instrumentos VIS y NISP se mantienen en un ambiente muy frío, a 155 K (-115 °C) para el plano focal del VIS y 90 K (-180 °C) para el plano focal del NISP, mientras que la electrónica del VIS debe mantenerse a 290 K (20 °C).

El Consorcio Euclid está desarrollando los instrumentos VIS y NISP, y la ESA los entregará a Airbus y Thales Alenia Space.