Espacio

GMV lidera el sistema que «pilota» la misión HERA para defensa planetaria

GMV lidera un consorcio internacional encargado de diseñar el análisis de la misión y de desarrollar el sistema de Guiado, Navegación y Control (GNC) de HERA, misión dirigida por la Agencia Espacial Europea (ESA) y liderada por OHB-System AG.

Basándose en la herencia del proyecto Asteroid Impact Mission (AIM), el objetivo de HERA es convertirse en la primera misión interplanetaria que visite un sistema de asteroides binario, Didymos. Este sistema está compuesto por un asteroide principal, llamado Didymain y otro asteroide que rota a su alrededor, llamado Didymoon.

La misión tiene como principal objetivo el desarrollo de tecnologías de defensa planetaria. Para ello, la NASA enviará una primera nave llamada DART, que chocará con el asteroide secundario Didymoon, para estudiar cómo se podría desviar un asteroide en caso de que este se encontrase en trayectoria de colisión con la Tierra.

El papel de HERA será caracterizar el sistema de asteroides tras el impacto, y obtener datos con un valor incalculable que permitan desarrollar estrategias de cara a un posible impacto en la Tierra. Esta misión volvería a situar a Europa como pionera en exploración planetaria, ciencia y tecnología, repitiendo el gran éxito alcanzado con Rosetta.

Pero la defensa planetaria no es el único objetivo de la misión, el desarrollo científico y la investigación del origen del sistema solar es otro de los pilares clave de HERA. Los asteroides, las lunas, cometas y demás pequeños astros, no son solamente objetos peligrosos que deambulan por el Sistema Solar, sino que también se trata de los objetos posiblemente más interesantes que se pueden visitar.

Todos estos cuerpos del Universo son réplicas del Sistema Solar primitivo, ya que se formaron en las primeras etapas de su desarrollo y se han mantenido sin cambios, lo que implica que hay una cantidad inconcebible de datos científicos susceptibles de ser recogidos.

El papel de GMV en la misión

Este consorcio está compuesto por cuatro filiales de GMV (España, Rumania, Polonia y Portugal), OHB-SWE y Spinworks. Únicamente dentro la compañía española el equipo de HERA está compuesto por 20 profesionales que durante 12 meses se encargarán de desarrollar la tecnología necesaria para dirigir la nave espacial.

Las operaciones de proximidad y la navegación alrededor de asteroides son unas tareas extremadamente exigentes. Sus pequeños tamaños y masas, junto con sus formas irregulares y el entorno desconocido del espacio profundo, hacen que sea muy difícil controlar con seguridad las naves espaciales alrededor de uno de estos cuerpos. Para ello, GMV está desarrollando un sistema GNC autónomo altamente innovador que pueda proporcionar esa seguridad adicional, garantizando el éxito de la misión.

Las pruebas para certificar el nivel de preparación tecnológica del sistema GNC autónomo de GMV se llevarán a cabo utilizando una cámara cualificada para trabajar en el entorno espacial. Las pruebas de simulación hardware-in-the-Loop se desarrollarán en el laboratorio óptico de GMV y en sus instalaciones robóticas de platform-art@.