Espacio

GMV lidera un proyecto para la aplicación de EGNOS en el ámbito de la seguridad de la navegación marítima


Los sistemas de navegación por satélite (GNSS) ya están plenamente integrados en la sociedad civil como servicio de geolocalización y guía, pero la tecnología desarrollada tiene un potencial de uso mucho mayor. Actualmente son uno de los sistemas más fiables para mejorar la seguridad en la navegación, constituyendo una ayuda vital para muchos medios de transporte.

Aunque a día de hoy GPS, GLONASS, Galileo ya están operativos, necesitan del apoyo de sistemas de aumentación de señal con objeto de cumplir con unos requisitos óptimos de servicio. Estos sistemas pueden estar basados en aeronaves (ABAS), en estaciones terrestres (GBAS), en estaciones terrestres a nivel regional (GRAS) y en satélites (SBAS).

En particular, el programa EGNOS (European Geostationary Navigation Overlay Service) es un sistema de aumentación por satélite que completa el servicio GPS en todos los estados Europeos, aunque tiene posibilidad de extenderse a otras regiones siempre que estén dentro de la cobertura del sistema. Desarrollado por la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Comisión Europea, este Servicio de Aumentación Geoestacionario, en el que GMV ha participado desde sus orígenes (1999), está compuesto por tres satélites, una red de 40 estaciones y 4 centros de control en el segmento de tierra para gestionar las señales transmitidas.

La UE ya se encuentra trabajando en la tercera fase del programa (EGNOS v3), una fase en la que se está desarrollando prestaciones de mejora no solo para GPS sino también para Galileo, trabajando tanto en mono-frecuencia, como en doble-frecuencia. Y en paralelo también se están llevando a cabo numerosos proyectos para sacar el máximo rendimiento de esta tecnología en diferentes áreas, tanto en aviación como en el sector terrestre y marítimo.

Uno de estos proyectos es SEASOLAS, proyecto desarrollado por un consorcio liderado por GMV y cuya misión es evaluar el potencial del servicio se seguridad operacional (Safety) de esta fase de EGNOS para su aplicación al sector marítimo. El proyecto además de cuestiones tecnológicas, trata otros aspectos importantes como son mercado, coste-beneficio, cuestiones estratégicas, provisión de servicio, estandarización, etc.

SEASOLAS, en el que también participan Konsgberg, GLA, ESSP y VVA, cuenta con la supervisión técnica de la Agencia del GNSS Europeo (GSA) y se engloba dentro del programa Horizonte 2020 (financiado por la Comisión Europea).

En el marco del proyecto, GMV ha realizado recientemente una campaña de datos a bordo de un carguero de la compañía OPDR (desde 2018 MacAndrews) en el trayecto Sevilla-Tenerife-Las Palmas-Sevilla, con el objetivo de analizar las características particulares del entorno marítimo.

Esta campaña, que fue posible gracias a la gestión y disposición de Puerto de Sevilla, consistió en la instalación de cinco receptores GNSS multifrecuencia en diferentes emplazamientos del carguero. Estos receptores recogieron datos durante diferentes fases operacionales, como son la entrada en la esclusa de Sevilla, operaciones portuarias o navegación oceánica.

De la información obtenida durante el proceso, se estudió la probabilidad con la que se comprometía la seguridad de la navegación debido a diferentes eventos. A pesar de las inclemencias meteorológicas sufridas durante el trayecto, la campaña pudo considerarse un éxito, en gran parte debido a la colaboración de la tripulación del OPDR Canarias.

Con los resultados de estos datos procesados se ha podido definir con mayor certidumbre cuáles son las dificultades específicas de la navegación marítima y se han propuesto un conjunto de soluciones técnicas para abordarlos con el fin de garantizar la seguridad de la navegación.

Quizá también te interese...