Espacio

La ESA declara cerrada la Revisión Crítica de Diseño de Proba-3

 

 

La Agencia Espacial Europea (ESA) declaró formalmente cerrada la Revisión Crítica de Diseño (CDR en sus siglas en inglés) de Proba-3, llevada a cabo por SENER Aeroespacial, contratista principal de la misión.

Igualmente, la CDR del Segmento Terreno ha tenido lugar recientemente con éxito.

Estos dos hitos alcanzados certifican la madurez del diseño para así proceder a la fabricación, integración y ensayo de los diferentes componentes del programa.

Vuelo en formación de precisión

Proba-3 es la primera misión espacial de vuelo en formación de alta precisión del mundo. Dos satélites se mantendrán a una distancia de 150 m formando una gran estructura virtual rígida, con una precisión relativa entre ellos del orden de milímetros y de segundos de arco. De este modo, servirán para validar la tecnología necesaria para el vuelo en formación de precisión.

El vuelo en formación será una técnica clave para futuras misiones espaciales de ciencia. Permitirá, entre otras cosas, el desarrollo de grandes telescopios cuyos elementos principales (tales como lentes y detectores) necesitan estar situados a mucha distancia entre sí y al mismo tiempo mantener de manera muy precisa y estable sus posiciones y distancias relativas. Con esta tecnología se evitará la necesidad de recurrir a estructuras desplegables pesadas y voluminosas, que podrían no caber en los lanzadores actuales o, en el mejor de los casos, dispararían el coste de su puesta en órbita y operación.

Estudio científico del Sol

Además de la misión de demostración, Proba-3 llevará a cabo el estudio científico de la corona solar. Para ello, los dos satélites crearán un coronógrafo de 150 m de largo, que será capaz de estudiar la corona del Sol lo más cerca de su superficie que se ha conseguido nunca. Los satélites conformarán lo que se denomina un coronógrafo con ocultación externa, de manera que uno de los satélites tapa la luz solar directa que llega a la cámara del instrumento montado en el otro, dejando únicamente a la vista la corona solar. Esto se realizará de forma totalmente autónoma, sin intervención desde tierra en el control activo de la formación, creando un eclipse artificial de seis horas cada día sobre el segundo satélite.

Próximas fases de Proba-3

La fase de fabricación, integración y verificación está ya en marcha y progresa a buen ritmo, con el objetivo de lanzar Proba-3 en unos dos años. Tras el lanzamiento y la habitual fase temprana de operaciones (LEOP en sus siglas en inglés), tendrá lugar una fase de verificación en órbita que se extenderá durante varios meses antes de que el sistema sea entregado a la ESA, que será quién lo operará durante el resto de la vida de la misión, que comprenderá un total de dos años y medio.

SENER Aeroespacial lidera la misión Proba-3 con plena responsabilidad de sistema, en estrecha colaboración con un equipo industrial formado por QinetiQ Space nv, Airbus Defence and Space España, GMV Space and Defence y Spacebel, debajo del cual se extiende un amplio consorcio industrial de más de 20 compañías de 14 países diferentes. Esta es la primera vez en la que una compañía española encabeza el desarrollo completo (esto es, es responsable de todo el sistema) de una misión de la Agencia Espacial Europea.