Espacio

La ESA renueva su acuerdo con los observatorios de Canarias para las operaciones láser

Con la combinación perfecta de altitudes elevadas y cielos limpios, las islas Canarias son uno de los mejores lugares del mundo para la astronomía. Ahora, la ESA ha firmado un acuerdo con la organización que gestiona los observatorios de las islas para ampliar su papel en las comunicaciones vía láser para misiones espaciales y en la vigilancia y eliminación de la basura espacial.

Las comunicaciones ópticas, que emplean láseres para enviar señales a través del espacio, ofrecen un ancho de banda y una seguridad mucho mayores que sus equivalentes de radio. Así, la ESA y el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) han acordado ampliar y expandir las actividades ya existentes en Tenerife a modo de “ancla” e instalar estaciones ópticas terrestres para el enlace bidireccional con satélites y el desarrollo de técnicas de eliminación de basura espacial basadas en láser.

Por parte de la ESA, firmaron este acuerdo Franco Ongaro, director de Tecnología, Ingeniería y Calidad, y Rolf Densing, director de Operaciones, en presencia de Günther Hasinger, director de Ciencia de la ESA. Por parte del IAC lo hizo Rafael Rebolo, director del IAC, en presencia de Miquel Serra Ricart, administrador del Observatorio del Teide.

La ceremonia precedió a la 81.ª reunión del Comité Científico Internacional de los Observatorios de Canarias, celebrada en el centro técnico ESTEC de la ESA en los Países Bajos. Este evento conmemoraba el 40 aniversario de la firma del tratado a través del cual estos observatorios se internacionalizaron y comenzaron las operaciones.

La Estación Óptica Terrestre (OGS) de la ESA, parte del Observatorio del Teide del IAC, se encuentra en Tenerife, a unos 2.400 m sobre el nivel del mar, y lleva funcionando desde 1997. Cuenta con un telescopio de 1 m de apertura y equipamiento para el envío y la recepción de haces láser.

La OGS se emplea para probar en órbita los terminales de telecomunicación láser a bordo de satélites en órbitas bajas y en órbita geoestacionaria, así como para el uso en el espacio profundo y el rastreo de precisión de la basura espacial.

También se está utilizando para desarrollar la “detección de objetos de desecho mediante láser”, una técnica cuyo objetivo último es sacar fuera de órbita pequeños objetos de desecho.

La estación ha contribuido a la comprobación de los terminales ópticos que ahora forman parte de la constelación de satélites del Sistema Europeo de Retransmisión de Datos, que proporcionan a los usuarios finales datos de observación de la Tierra de los satélites Sentinel de Copernicus.

También se emplea para las pruebas de comunicación cuántica; de hecho, en 2012 se utilizó para un experimento pionero de teleportación cuántica al telescopio Jacobus Kapteyn de La Palma, a 143 km de distancia.

La ESA y el IAC también utilizan la OGS para la observación de asteroides y objetos cercanos a la Tierra, y como telescopio propiamente dicho para la investigación astronómica.

Quizá también te interese...