Espacio

Lanzado con éxito el séptimo lote de satélites Iridium NEXT

El séptimo lote de satélites Iridium NEXT construidos por Thales Alenia Space (TAS) ha sido lanzado con éxito por SpaceX desde la base militar de Vandenberg en California. El éxito de este séptimo lanzamiento para el programa Iridium NEXT afianza la posición de Thales Alenia Space como líder mundial en constelaciones y refuerza su experiencia única como contratista principal de sistemas complejos de telecomunicaciones por satélite.

El contratista principal del sistema para el programa Iridium NEXT, está a cargo de la ingeniería, integración y validación en órbita de los 81 satélites Iridium NEXT, incluyendo 66 satélites operativos y 15 satélites de reserva en órbita y en tierra. Los satélites son integrados en serie en las instalaciones de Northtrop Grumman Corporation (antes conocido como Orbital ATK), subcontratista de Thales Alenia Space, en Gilbert (Arizona), bajo la supervisión de los equipos dedicados de Thales Alenia Space e Iridium. Las operaciones de posicionamiento y pruebas en órbita de los satélites son realizadas por TAS en coordinación con Iridium desde el centro de control de Iridium (Satellite Network Operation Center – SNOC) en Leesburg, Virginia.

Cada satélite está equipado con sensores de estrellas proporcionados por Leonardo para garantizar la determinación y control de actitud.

La constelación ofrecerá conectividad mundial gracias a 66 satélites interconectados a una altitud de 780 km, junto con nueve satélites de reserva en órbitas de aparcamiento y otros seis satélites de reserva adicionales en tierra. Esta red global proporciona una capacidad inigualable para las comunicaciones en movimiento (personas, vehículos terrestres, aviones y barcos) y garantiza una cobertura mundial completa, incluyendo los polos y los océanos.

Gracias a su cobertura mundial y su independencia de toda infraestructura terrestre, Iridium NEXT proporciona asistencia que puede resultar vital en ciertas circunstancias tales como catástrofes naturales, conflictos, o en zonas aisladas. Su autonomía respecto a las infraestructuras terrestres locales garantiza comunicaciones seguras, con protección contra los riesgos de intrusión y piratería.