Espacio

Robles visita la Estación de Seguimiento de Satélites en Cebreros

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha visitado hoy la Estación de Seguimiento de Satélites de Espacio Profundo en la localidad abulense de Cebreros, gestionada por la Agencia Europea del Espacio (ESA).

Esta estación -ubicada en unos terrenos del Instituto Espacial de Técnica Aeroespacial (INTA)-, alberga la primera antena de espacio profundo que hay en toda Europa y una de las tres de las mismas características que ha desarrollado la Agencia Europea del Espacio (ESA).

España es el único país de Europa que cuenta con un centro de la Agencia Europea y una representación de la Agencia Estadounidense de la Aeronáutica y del Espacio (NASA).

“España tiene una posición de liderazgo en políticas de seguridad y de defensa”, ha indicado la ministra que ha invitado a dar conocer lo que representa España en la “proyección y participación en los proyectos europeos” en el ámbito aeroespacial.

“El hecho de que en Cebreros exista una antena de la Agencia Espacial Europea es algo que tiene que ser conocido en toda España”, ha resaltado.

Robles ha subrayado que “hoy en día no podemos hablar de políticas convencionales en materia de Defensa. El futuro pasa por la tecnología y el espacio”. Además, ha avanzado que en breve esta estación ampliará su seguimiento de cuatro a cinco satélites, lo que es indicativo del “compromiso de España con Europa”.

La titular de Defensa ha asistido a una sesión informativa en la que el director de las instalaciones, Lionel Hernández, le ha explicado cómo es el funcionamiento de la estación y las operaciones que realiza.
Posteriormente, ha visitado el centro del control y la antena de espacio profundo, donde ha podido comprobar sus dimensiones y sus capacidades.

Robles ha estado acompañada por el director general del INTA, teniente general José María Salom y el portavoz de la ESA en España, Javier Ventura, entre otras personalidades.

TECNOLOGÍA PUNTERA

La antena de espacio profundo se puso en funcionamiento en septiembre de 2005 y, desde entonces, la Estación de Cebreros proporciona apoyo a las operaciones del satélite.

Una de las misiones más importantes que ha realizado esta antena ha sido el seguimiento de la sonda Rosetta, que logró alcanzar un cometa, ponerse a su paso y depositar en él un módulo científico para estudiarlo en detalle.

Esta antena cuenta con la tecnología más innovadora. El plato de la antena principal mide 35 metros, su altura visible alcanza los 40 metros y cuenta con una profundidad de 20 metros. Su peso es de 630 toneladas.