Aeropuertos, Destacamos, Latinoamérica

México dice no al nuevo aeropuerto de la capital

López Obrador, presidente electo de México, pero al que le faltan todavía 33 dias para ocupar la presidencia del país, ha tumbado el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) pese a estar construido en un 30%, una obra que supera los 13.000 millones de dólares y uno de los proyectos de infraestructura más ambiciosos de América Latina.

Ya en campaña electoral, Andrés Manuel López Obrador se manifestó por cancelar una obra que consideraba “un barril sin fondo”, posicionamiento que le enfrentó no sólo a los grupos empresariales del país, sino a la propia IATA y a las asociaciones de aerolíneas mexicanas.

La decisión se tomó mediante una consulta popular informal (que no referéndum) plagada de irregularidades y en la que han votado un millón de personas en 1.073 mesas de votación, en solo 538 municipios de los 2.463 que tiene el país. Varios medios de comunicación mexicanos informan que se repartieron papeletas sin numerar y con un proceso laxo de vigilancia que permitió a muchas personas votar más de una vez. La consulta fue llevada a cabo sin la participación del Instituto Nacional Electoral, la autoridad encargada de organizar los comicios federales, y que ha sido también fuertemente criticada por López Obrador.

El 70% de los votantes se inclinó por reacondicionar los actuales aeropuertos de Ciudad de México y Toluca, además de abrir al tráfico comercial la base aérea Santa Lucía, a 50 kilómetros de la capital mexicana, añadiendo una segunda pista, edificios terminales, hangares y un hotel. Solo el 29% de los votantes optó por continuar con las obras del nuevo aeropuerto en Texcoco, bautizado como NAICM.

El triunfo de la opción de Santa Lucía ha provocado una caída del peso en los mercados asiáticos, a la espera de que abran las bolsas en América. Las cámaras empresariales piden recapacitar al presidente electo: “Esperamos racionalidad… Estamos convencidos que el único proyecto que tiene los estudios suficientes para garantizar su viabilidad es el que se está construyendo”, manifestó Gustavo de Hoyos, de la Confederación Patronal de la República (Coparmex). Los empresarios han adelantado que podrían emprender acciones legales para que “prive el Estado de derecho”. Los integrantes de la patronal aseguran que la consulta no fue “legal ni legítima”.

Quizá también te interese...