Aerolíneas, Destacamos, Formación y empleo, Latinoamérica

Viva Air Inauguró su propio Centro de Entrenamiento

La aerolínea de bajo coste Viva Air, se convirtió en la primera de su tipo en inaugurar su propio centro de entrenamiento en Colombia, el cual comenzó a operar en alianza estratégica con AFG -Avenger Flight Group- la cual es la organización privada de entrenamiento más grande de las Américas.

La inversión inicial del Centro de Entrenamiento Viva Air, ascendió a los 12 millones de dólares y se encuentra ubicado en Rionegro, Antioquia, a tan solo 5 minutos del Aeropuerto Internacional José María Córdova que sirve a la ciudad de Medellín.

AvionRevue fue invitada al evento de inauguración el 11 de julio de 2019, el cual contó con la presencia de Félix Antelo, CEO y Presidente de Viva Air y la Ministra de Transporte, Ángela María Orozco, así como autoridades de la Aeronáutica Civil de Colombia.

Actualmente el Centro de Entrenamiento cuenta con un vanguardista simulador de Airbus A320, debido a que cuenta con la función UPRT -Upset Recovery Training Program- dirigido a recuperar el avión de posiciones inusuales, lo que lo convierte en uno de los más modernos de Latinoamérica. En el mediano plazo, se estima que sean cuatro simuladores, según las proyecciones de crecimiento de Viva Air en los países donde opera, Colombia y Perú.

El Centro de Entrenamiento Viva Air, está dirigido a capacitar a los más de 500 tripulantes de mando y cabina con que cuenta la aerolínea, en Colombia y Perú, logrando con ello la reducción de costos significativa en dicho proceso, ya que no será necesario trasladarlos hasta Miami o Cancún, como se venía haciendo.

Según Félix Antelo puntualizó: «215 pilotos y copilotos y más de 315 tripulantes de cabina, tanto de Perú como de Colombia, pueden entrenarse aquí en Antioquia, Colombia, nos va a permitir homogenizar nuestra práctica de entrenamiento, nos va a permitir seguir bajando costos, por lo que es más fácil venir aquí y por supuesto nos va a permitir seguir elevando nuestros estándares de seguridad».

Por: Jan Del Castillo